Este era un hombre tan, pero tan tacaño, que vendió el reloj para no dar la hora.