Un niño entra gritando a un negocio:
– ¡QUIERO GASEOSA, QUIERO GASEOSA!
Y el vendedor responde:
– No me grites, que no soy sordo. ¿Qué GALLETITAS quieres?