Un condenado a muerte se dirige un lunes hacia la sala de la silla eléctrica. Curioso, el guardia le interroga:
– ¿En qué vas pensando?
– Que mal empieza la semana…