– ¿Te sabes el chiste de Pocoyo?
– No
– PUES TAMPOCOYO.

– Jaimito, espero que esta vez hayas estudiado para el examen.

– ¡Por supuesto!

– Háblame del Tercer Reich.

– ¿El de la mirra?

Llega Papá Noel a coger su trineo pero solo hay un reno…

– ¿Pero dónde están los demás renos?
Y el reno le contesta:
– De huelga.
– ¿Y tú?
– Servicios mínimos.

Llaman a la puerta, abre el niño y la madre pregunta:

– ¿Quién es?
– Papá Noel.
– Pues si no es papá no abras.

– ¡Eh, Papá Noel!, ¿por qué sigues entrando por la chimenea después de tantos años?

-¡¡Porque nadie tiene el detalle de dejarme las llaves debajo del felpudo!!

– Buenas tardes señor, soy el afinador de pianos.

– Pero yo no lo he llamado…

– Ya, ya, me llamaron sus vecinos.

-Jaimito, te noto la tos mejor.
-Claro doctor he estado toda la noche entrenándome.