– Mi vida, de ahora en adelante te llamaré Eva, por ser mi primera mujer.

– Bueno, yo te llamaré Dálmata, por ser el 101.